InicioBanderas históricasLa bandera del soldado Rodríguez vuelve a casa

MANUEL MORALES

Como dice la bonaerense Liliana Hebe Rodríguez, la historia de su familia y de la bandera militar que les ha acompañado desde hace casi cien años es de cuento. Así que, había una vez un gallego, César Rodríguez Pardo, de la localidad orensana de A Bugariña, el mayor de siete hermanos, que fue reclutado, como miles de jóvenes españoles, con solo 20 años, en 1921, para luchar en Melilla, en aquella carnicería que fue la guerra de África. Liliana Rodríguez, profesora en Ciencias Políticas, nacida en 1955, cuenta que su abuelo estuvo cuatro años en el frente y que padeció malaria y tifus, entre otros males.

Cuando César Rodríguez se licenció, volvió a Galicia y trajo consigo una bandera (de unos 60 centímetros por 80), con los colores de la enseña nacional y el escudo. Era de las de tipo “percha  o mochila”, señala Beatriz Jiménez Bermejo, conservadora-jefe del departamento de Uniformidad y Simbología del Museo del Ejército, en Toledo. En la bandera aparece el nombre del Regimiento de Infantería Ceriñola número 42, “que sufrió grandes pérdidas en la guerra de África y tuvo un papel importante en el desastre del Annual”, añade Jiménez. Esa tela se entregaba a cada soldado, que la usaba “para cubrir las pertenencias en los campamentos, o señalizar la posición”, explica, “o para cubrir su rostro en caso de fallecimiento en campaña cuando era enterrado”. Jiménez subraya que ese estandarte —hoy con unas cuantas manchas marrones pequeñas y una raja en el centro— “tiene un gran valor histórico por el momento que representa y por su uso concreto en el Ejército español”.

César Rodríguez siguió su vida, se casó con Perfecta González y tuvieron un hijo, al que llamaron como al padre, nacido en Soutelo (Ourense), el 18 de junio de 1927. Sin embargo, la pobreza les llevó a sumarse a la diáspora de gallegos que partieron, primero él, luego ella, a Argentina en busca de un mundo mejor. El matrimonio dejó al niño, que tenía un año, al cuidado de los abuelos. La bandera también quedó en España.

El País

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Comentarios

La bandera del soldado Rodríguez vuelve a casa — No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *