InicioBanderas históricasSant Feliu de Guíxols recupera una bandera histórica del mecenas Rafael Patxot

Sant Feliu de Guíxols (Girona) celebrará el próximo 2 de julio el emotivo acto de retorno a Catalunya de un símbolo patriótico. Se trata de una bandera, que había encargado el mecenas Rafael Patxot i Jubert (hijo de Sant Feliu de Guíxols) y que sufrió las consecuencias de la Guerra Civil; fue ocultada y tuvo un largo exilio. Esta bandera había estado durante décadas sobre el observatorio astronómico que Patxot tenía en su casa guixolense hasta que la Guerra Civil estalló. Patxot exiliarse en Suiza con su familia.

La presentación de los actos que se quieren realizar se ha llevado a cabo en la sede del Instituto de Estudios Catalanes de Barcelona, con presencia de su presidente, Joandomènec Ros, el académico Manuel Castellet y el alcalde de Sant Feliu de Guíxols, Carles Motas. Los tres han destacado en la rueda de prensa de presentación la importancia fundamental para la cultura y ciencia catalanas la figura de Rafael Patxot, y la conveniencia de hacer resaltar mucho más su relevancia. Joandomènec Ros ha hablado de la “feliz iniciativa que representa la puesta en valor del símbolo y la figura de Patxot”. Asimismo el académico y conocedor de Patxot Manuel Castellet ha expresado la valentía del Ayuntamiento guixolense y su alcalde: “se había de hacer un acto de reparación. Hay muchas administraciones que deberían hacer actos de reparación y disculpa, en vez de hacer lo que a menudo han hecho, que es callar o disimular “. El alcalde, Carles Motas, explicó que se está trabajando desde hace tiempo para llevar a cabo un gran acto el 2 de julio, con la máxima implicación de la ciudadanía, para “hacer justicia a un personaje universal de Cataluña”.

En 1938 Rafael Patxot marchaba con la familia en Suiza, y dejaba atrás algunas pertenencias importantes para él. Una de ellas, la bandera. Con las tropas franquistas avanzando en Catalunya, y Patxot ya establecido en el país helvético, el mecenas hizo una petición por carta al entonces presidente del Parlament de Catalunya Josep Irla i Bosch -también de Sant Feliu-. Le pedía que intentara recuperar la bandera, fuera cual fuera el estado con que se la encontrara. Era uno de los pocos símbolos que le recordaban la Catalunya que había dejado atrás.

Recuperada en 1951

La bandera llegó a manos de Patxot, pero bastantes años más tarde de la Guerra Civil, el año 1951. Estuvo varios años en Suiza, donde aún hoy residen sus descendientes. Hace un par de años fue trasladada al Institut d’Estudis Catalans y al Ayuntamiento, haciendo notar el alto valor emotivo y patriótico que representa una bandera así, pidió a la familia que este símbolo fuera a parar al lugar más noble de Sant Feliu de Guíxols: la sala de plenos.

El Ayuntamiento pretende con este gesto un acto de gran trascendencia simbólica: intentar reparar los daños morales que causó el ayuntamiento franquista a Rafael Patxot, su figura y sus propiedades. Los ayuntamientos democráticos Sant Feliu de Guíxols han intentado cerrar heridas y reabrir puentes, tanto con la figura y descendientes de Patxot, como de otras personas y familias la ciudad, golpeados por la barba del fascismo. En el caso concreto de Rafael Patxot el actual Ayuntamiento del, con Carles Motas como alcalde, aprobó por unanimidad un reconocimiento de agravio a la figura de Rafael Patxot y sus descendientes, y una voluntad clara de disculpa y restablecer puentes.

El 2 de julio de 2016 Sant Feliu de Guíxols celebrará un emotivo acto que quiere ser un reconocimiento a Patxot, de condena al fascismo, y de catalanidad. Todo a través de la bandera, que vuelve a Sant Feliu tras un exilio en Suiza desde 1951. El presidente de la Generalidad de Cataluña, el Muy Honorable Carles Puigdemont, encabezará el acto donde también están llamados todos aquellos ciudadanos que quieran ver la emoción del regreso de este símbolo.

Acto de desagravio

El acto, con mucho protagonismo musical, quiere unir en el escenario personas y formaciones corales de Sant Feliu de Guíxols junto con otras de relevancia en Catalunya como la Cobla Sant Jordi o el tenor Eduard Mas. La música tiene una presencia también simbólica. El mecenazgo de Rafael Patxot permitió salvar numerosas composiciones musicales tradicionales de Catalunya, el cancionero popular, al mismo tiempo, Patxot premió algunas piezas, algunas de las cuales se interpretarán en Sant Feliu. Entre ellas la sardana “Juny”, de Juli Garreta, himno oficial de Sant Feliu de Guíxols.

La restauradora y conservadora de bienes patrimoniales Montserrat Xirau ha hecho un análisis previo y realizará un tratamiento. “El estado de conservación de la pieza es deficiente. Varias degradaciones debilitan su estado, principalmente el resecamiento de fibras, los diversos tipos de pérdida de materia y algunos pliegues muy marcados. Esto compromete la resistencia y cohesión estructural de la pieza. La intervención de conservación-restauración de la “senyera Patxot” se centrará en la estabilización de la pieza. Se priorizarán los procesos mínimos necesarios para frenar el avance de las degradaciones pero a la vez buscando el equilibrio con la conservación las marcas de su trayectoria, considerando la prevalencia del valor histórico y simbólico, por encima de su valor estético o material.

Las fajas o franjas (amarillas y rojas) son tejido de lana con ligamento de tafetán. Y la banda superior o vaina (por donde pasa la cuerda) es tejido de algodón con ligamento de tafetán.

Dimensiones aproximadas 235 cm largo (entendemos largo como el sentido de las cuatro barras verticales) x 185 cm. ancho.

 La Vanguardia

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Comentarios

Sant Feliu de Guíxols recupera una bandera histórica del mecenas Rafael Patxot — No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *