InicioBanderas históricasSale a la luz una bandera de la Guardia Nacional de Vigo

Andrea Mariño

La reorganización de los almacenes del Pazo-Museo Quiñones de León está sacando a la luz reliquias de las que ni siquiera los propios administradores tenían conocimiento y ahora, tras percatarse de su existencia, el objetivo es descubrir las historias que se esconden tras estas joyas.

Una de ellas es una bandera de la Milicia Nacional que hasta ahora permanecía oculta, junto a otros muchos objetos, en los depósitos del histórico museo. Enmarcada en un lienzo de grandes proporciones, de 100×140 centímetros, la pieza ha sido sometida a un exhaustivo análisis con el propósito de realizar una completa ficha de su autoría, modo de adquisición o la determinación exacta del contexto histórico en el que fue producida y empleada para determinar su valor patrimonial.

El informe, encargado por el Concello a una consultora especialista en arte, determinó que la bandera, en realidad estandarte, es una pieza de valor singular dado que perteneció a la Guardia Nacional de la ciudad de Vigo, posiblemente a las divisiones de Infantería o Caballería.

Su singularidad, explica el documento, reside en que esta denominación del cuerpo de la milicia se mantuvo durante pocos meses en todo el territorio nacional, coincidiendo con el inicio de la presidencia del Gobierno por parte de Juan Álvarez Mendizábal.

Aunque ahora se encuentra enmarcado, está diseñado para pender de un asta por la parte superior y en el centro tiene bordadas dos aspas cruzadas de color rojo perfiladas también en beige, que aluden a la Cruz de Borgoña o Cruz de San Andrés, debajo de la cual se lee Guardia Nacional en letras negras. Los ángulos del paño están ocupados por cuatro escudos iguales, aunque en la parte inferior están rodeados por la inscripción en letras bordadas en negro “Ayuntamiento de Vigo y sus agregados”. Los distintivos recrean en su campo coronado un castillo sobre el que se apoya un león rampante. El castillo está rematado en tres torres, característico de la ciudad, pero previo al que derivaría en el actual, enmarcado por un olivo.

El papel de la milicia fue clave en el transcurso del siglo XIX vigués dado que fue un cuerpo que ayudó a mantener el signo liberal de la ciudad durante una centuria en la que las tendencias liberales, progresistas, moderadas y conservadoras convivieron y se alternaron de forma convulsa, derivando en guerras civiles y alternancias en el poder. De hecho, queda constatada su labor frente a los intentos de asalto carlista. Así, en 1836, fecha de datación del estandarte, la Guardia Nacional, con el respaldo de los vecinos y el capitán general Pablo Morillo al frente del Ejército, cuyo papel ya había sido decisivo en la expulsión de los franceses durante la Guerra de Independencia, frenó a las tropas carlistas que pretendían asaltar la ciudad.

Este cuerpo, además, destinado a mantener la seguridad civil, y también fue decisivo en la reivindicación cívica y del gobierno municipal para la consecución de la capitalidad y la constitución de la provincia de Vigo, en detrimento de las vecinas Tui y Pontevedra. Como el resto de las milicias, fue constituída y disuelta en diversos periodos del siglo XIX, según conveniencia política, y el cambio constante de denominación es un ejemplo de los numerosos avatares sufridos por esta institución.

Ahora, tras conocer la historia de la bandera, el museo tomará una decisión sobre su conservación, que podría implicar su restauración -se encuentra oscurecido por el paso del tiempo y por la presencia de suciedad- y posterior exposición al público.

Faro de Vigo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Comentarios

Sale a la luz una bandera de la Guardia Nacional de Vigo — No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *