InicioBanderas históricasLa bandera del grupo “Thaelmann” (1936)

Los milicianos del grupo “Thaelmann” desfilando en San Sebastián con su nueva bandera. Foto Frente Popular.

Hoy trataremos sobre la bandera del grupo de milicianos “Thaelmann” y la ceremonia de entrega realizada en la calle San Marcial de Donostia-San Sebastián el 30 de agosto de 1936. El siguiente artículo ha sido realizado siguiendo las escasas noticias de la única fuente disponible: el diario “Frente Popular”. También, se ha realizado una reconstrucción básica de la bandera, siguiendo la información hallada en la misma fuente.

INTRODUCCIÓN

Según el diario “Frente Popular”, la idea de entregar una bandera al grupo “Thaelmann” —perteneciente a las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC) y vinculadas, a su vez, al Partido Comunista de España— partió de un grupo de “entusiastas leales”, a los que se unieron algunos vecinos de la calle San Marcial mediante suscripción popular.

El diario en ningún momento argumenta la razón por la cual los vecinos de dicha calle deciden dedicar una bandera a los milicianos. Una probable explicación sería que, apenas dos semanas antes de la entrega, el 13 de agosto de 1936, San Sebastián sufrió dos bombardeos aéreos. En el segundo, ocurrido durante la tarde, la calle San Marcial resultó ser la más castigada: en sus inmediaciones las bombas causaron, al menos, ocho muertos.

Sea como fuere, el grupo “Thaelmann”, tras combatir en el frente de Irún, marcharía el día 29 a San Sebastián para tomar parte en la entrega de la bandera y descansar unos días, con toda seguridad, en el hotel María Cristina, convertido en Cuartel General de Milicias.

LA CEREMONIA DE ENTREGA

El domingo 30, al mediodía, todo estaba dispuesto para dar comienzo a la ceremonia de entrega de la bandera. Al acto, que se realizaría con sencillez, acudió mucho público, que ocupaba los andenes y la calzada entre las calles de Easo y Urbieta.

Los milicianos del grupo “Thaelmann”, dirigidos por Agustín Zumalabe, formaron al final de la calle San Marcial, lugar donde se realizaría la ceremonia.

La madrina, “una bella y gentil señorita republicana” llamada Elvira Arregui, “compañera” de Ramón Echeverría, hizo la entrega de la bandera pronunciando el siguiente discurso:

“¡Milicianos del Grupo Thaelmann!:
Vosotros, los que lleváis como principal banderín de guerra el nombre del camarada que por sus ideales comunistas ha sido perseguido en la Historia del mundo contemporáneo; vosotros, los hijos del pueblo, en cuyos corazones late el más noble impulso de generosidad, justicia, libertad e igualdad, al ceñir esos correajes y empuñar las armas de fuego con las que ponéis infranqueable barrera a las hordas fascistas y de los militares traidores a la patria, a la que juraron o prometieron fidelidad hasta la muerte. Ahora, recibís con esta ofrenda de la bandera adquirida por suscripción popular entre vecinos de la calle de San Marcial, algo más de nosotros; algo más espiritual y entrañable, porque ha sido adquirida la bandera que os entregamos con ofrendas materiales que han privado a sus donantes de otras atenciones, y porque la han trabajado manos femeninas que pusieron la fe de su porvenir de mujeres españolas, sin el yugo del imperialismo fascista, en vuestro valor de héroes de esta generación que tantas sorpresas está dando al cobarde que, porque poseía el oro, creyó poseer también la voluntad de los proletariados, que son los que nutren esa masa magnífica de los pueblos, lo más digno, lo más sublime, lo más admirable de todos los rincones del mundo.
Aquí está vuestra bandera, la de los milicianos del Grupo “Thaelmann”; bandera que sabemos la habéis de conservar con cariño y amor y que la sabréis defender con coraje y heroísmo, porque ella es desde este momento, como el himno que ha de saludaros, al tremolar en el viento, lo mismo en tiempo de paz como en el fragor de la batalla contra el enemigo faccioso; igual cuando caiga sobre vosotros la lluvia de plomo que lance el traidor sin entrañas, como cuando el Borbón del sordo cañonazo quiera poner la nota trágica en el himno internacional que vuestros pechos cantarán siempre, en la estrofa que más ardientemente saldrá de vuestras gargantas: “`¡Arriba los pobres del mundo, que luchan por la libertad!”
¡Viva el grupo de milicias “Thaelmann”! ¡Vivan los proletarios de todo el mundo unidos en lucha justiciera! ¡Viva la libertad! ¡Viva la República de los trabajadores!”

Los vivas, a los que se sumarían los aplausos, serían contestados tanto por los milicianos como por el público. Tras esto, Ramón Ulacia, como representante de los milicianos, pronunció el siguiente breve discurso:

“Camaradas, ciudadanos todos: Representando al Grupo “Thaelmann”, en este acto cordial y grato de recibir esta enseña para nosotros sagrada, cúmpleme transmitir a todos la expresión de nuestro profundo agradecimiento, como traducción genuina del sentimiento que en este momento solemne nos embarga a todos.
Somos hijos del pueblo, mantenedores esforzados de unos postulados de libertad y de justicia, y en nombre de estos principios os prometo que defenderemos este pendón, encarnación suprema de nuestros sentimientos, con el ardor que pueda cabernos mientras nuestros corazones proletarios palpiten y nuestros pechos milicianos alienten.
Al retornar a San Sebastián volveremos con esta bandera: tal es nuestra consigna. Y si otra cosa sucediera—que no sucederá—esperar solamente nuestros despojos, pero jamás el cuerpo vivo de este grupo que os saluda a todos agradecidos.
Camaradas: ¡Viva la libertad! ¡Viva España libre!”

Los presentes respondieron nuevamente con aplausos y vivas. Como acto final el grupo de milicianos comenzó a desfilar por las calles de San Sebastián, siendo nuevamente aplaudido y vitoreado.

Hipotético aspecto que podría tener la bandera. Diseño Ion Urrestarazu Parada.

LA BANDERA

Realizada por “muchachas entusiastas a la causa”, estaba realizada en raso rojo y artísticamente bordada con la siguiente inscripción: “La calle San Marcial al Grupo Thaelmann”. Además, llevaba bordada la estrella de cinco puntas y las siglas M.A.O.C.

En la actualidad, se desconoce si sobrevivió al conflicto o se conserva en alguna colección privada o museo.

ION URRESTARAZU PARADA

FUENTES:
Frente popular: diario de la República. Sábado 29 de Agosto de 1936. Pág. 5.
Frente popular: diario de la República. Lunes 31 de Agosto de 1936. Pág. 1.
Frente popular: diario de la República. Martes 1 de Septiembre de 1936. Pág. 6.

Donostiando

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Comentarios

La bandera del grupo “Thaelmann” (1936) — No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *